Tanta Cosa

Information

This article was written on 10 dic 2009, and is filled under Curatorías.

Jardines de Humo, de José Guerrero

Jardines de Humo / José Guerrero
Imagen

Video-instalación que documenta mediante tomas fijas del pueblo de Chaitén tras la erupción de un volcán en el sur de Chile. La imagen de  además se funde con la visión satelital de esta zona. El Video es proyectado sobre 7000 cajas de fósforos que contienen ceniza extraída de la localidad diezmada.

¿Cuál es la imagen de Chile para el mundo? Esa es una pregunta que sólo preocupa a los chilenos. Nuestra ubicación geográfica -al extremo sur del mapa- y sus características -casi insulares separados del resto por montañas, desierto, hielos y un océano- nos han llevado a la compulsión por buscar una identidad no sólo con la cual nos identifiquemos, sino también a través de la cual nos reconozcan más allá de nuestras fronteras. Un paroxismo de esta constante, la vimos reflejada cuando el año 1992, en la Expo Sevilla, Chile estuvo representado por unenorme Iceberg de sesenta toneladas que viajó desde la Antártida hasta España bajo el auspicio institucional privado y estatal. Como si se tratara de la hipérbole de una postal,  y en un intento por desvincularse del pasado histórico-político que marcara al país entre Allende y Pinochet, la imagen de Chile, era esa vez la del paisaje y su magnitud; paisaje, como ubicación del recurso natural y también como destino turístico.  Pero el paisaje chileno, tras la belleza de la imagen postal de su territorio, esconde otra característica que marca también la identidad de nuestro pueblo, esa que no queremos mostrar demasiado, esa que nos atemoriza, esa que aleja al turismo, esa que detiene a los inversionistas: el accidente.

El trabajo de Guerrero y Palma, aludiendo irónicamente al envío megalómano del Iceberg de 1992, envió en diciembre de 2008 al CCCB de Barcelona, pequeñas cajitas de fósforos que contenían cenizas provenientes de la erupción del volcán que arrasó con el pueblo de Chaitén en mayo de 2008.  Este particular envío emulaba el tráfico ilegal de especies, de droga, de explosivos, es decir, de aquello prohibido; en este caso, de lo que no queremos mostrar: el paisaje que invisibilizamos una vez que dejó de ser noticia, el paisaje del olvido.

La Marca “Gran Andes” de las cajas de fósforos utilizadas en esta instalación denomina icónica y semánticamente al conglomerado montañoso que unifica visualmente el territorio nacional y que lo delimita geopolíticamente, pero también es símbolo regional, magnitud monumental donde las fuerzas de la naturaleza reposan y se agitan, desbordándose, cíclicamente. Cada caja de fósforos, reciclada opera como suerte de féretro o nave mortuoria que permitía el viaje de esa ceniza que hasta hoy en día cada ciudadano de Chaitén despeja de lo que quedaron de sus pertenencias.
En agosto de 2009 éstas cenizas vuelven a Chile y se exhiben como soporte de un paisaje que de lejos parece de postal, pero que de cerca nos devuelve la imagen noticiosa ya empañada por el tiempo.

Jose Guerrero (Santiago de Chile, 1980) Artista visual. Utiliza una amplia gama de medios y no reduce su trabajo al campo del arte. También produce recitales de rock independiente, actúa en películas de cine, realiza diseño gráfico y organiza exposiciones. En 2007  participa como curador en el proyecto “Imágenes de Rock: fotografía diseño y video” para el Museo Nacional de Bellas Artes.

Sebastián Palma (Santiago de Chile, 1981) estudia artes visuales; se especializa en grabado y ejerce como profesor ayudante en diversas escuelas de arte. Su trabajo da preponderancia a materiales e imágenes que rescata en sus paseos por la ciudad. Los espacios que crea elevan a un carácter monumental edificos en ruinas, casas deshabitadas y cartones.

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.