Tanta Cosa

Information

This article was written on 02 jun 2014, and is filled under News, Textos.

Current post is tagged

, ,

La Cámara Lúbrica 10 años después

Mane Adaros me ha invitado a ser parte de su proyecto editorial Atlas Imaginario Visual. Ha sido una buena ocasión recuperar un texto escrito sobre pornografía que por esos azares de la vida me dio muchos placeres (más que lapornografía en si misma).

Dejo aquí la introducción
y el link con el artículo: http://www.atlasiv.cl/post/la-camara-lubrica

La Cámara Lúbrica

 reina sofia foto montajeEl presente texto fue escrito hace más de diez años. En ese tiempo yo no trabajaba para ninguna universidad o instituto; desde un par de años antes me ganaba el pan en las antípodas, en una empresa de proyectos para Internet. Mi híbrida formación como periodista, licenciada en estética y aficionada al noctambulismo frente a una pantalla, me habían convertido en el perfil perfecto para el trabajo. Mis colegas eran diseñadores, vendedores e ingenieros informáticos: computines algo nerd o autistas quienes paulatinamente me integraron en su hermético mundo “warez”. Compartíamos los servidores de la empresa donde no sólo se alojaban los archivos de trabajos en común, sino también gigas de pornografía. Empecé recién entonces a mirar triple-equis, como ellos… No lo hacían (sólo) a escondidas, ni babeando, ni moviendo las manos bajo el escritorio: lo hacían entre risas, con la misma emoción que cuando veían los virales que circulaban en esa época: el video prohibido del Profesor Rosa,Guru Guru y el tío Valentín, o el de Súper Taldo (el niño con síndrome de Tourette entrevistado por Bernardo de la Maza en los 80).  Los videos y las fotografías porno se almacenaban en el inventario de la trivia y se volvían parte de una suerte de moneda de cambio “Pásame el cracker de photoshop a cambio de la colección completa de Jenna Jameson”. Entonces empecé a interesarme en el tema, a conversar con ellos y en mi observación concluir que algunas escenas de las películas de Rocco Sifredi eran mucho más potentes que cualquier performance setentera. Estas reflexiones pseudo-sociológicas y pseudo-estéticas las compartí alguna vez con mi querido amigo José Pablo Concha, quien no dudó un año después en ofrecerme la oportunidad de presentar la temática en un seminario en el Instituto Arcos (2003). Buscaban a alguien que hablara sobre fotografía pornográfica y al parecer ningún académico quería quemarse con la temática. Estuve meses preparando el seminario, recopilando material que en aquel entonces me parecía escaso o muy moralista. Tuve la oportunidad de contactarme con Ando Gilardi (Q.E.P.D), un coleccionista italiano quien me facilitó un valioso material de fotografía pornográfica del siglo XIX, y me motivó a investigar otros aspectos históricos y sociales del tema. faccimilEl seminario  -para mi sorpresa- fue un éxito de audiencia. De ahí surgió una entrevista en Lun, que -para mi desconcierto- me dejaba como “la”2 experta pornóloga en Chile. Siguieron un par de charlas, encuentros, artículos breves, y este texto que obtuvo el primer premio de ensayo convocado por Le Monde Diplomatique y Revista Sepiensa.

A la fecha muchos fluidos -de tinta y de imágenes (se) han corrido bajo el puente que conecta analíticamente la pornografía de lo hoy llamado pos-pornografía. Sin embargo, creo que con o sin prefijos de moda, la representación de la sexualidad a través de los medios sigue siendo un “jugoso” tema de investigación, reflexión y producción y me da gusto ver que en Chile hoy hay un buen número de gente investigando y produciendo sobre ello.

[1] QEPD: Que En Porno Descanse…

Los comentarios están cerrados.